Medicina Nuclear

La Medicina Nuclear usa isótopos radiactivos en el diagnóstico, investigación, seguimiento y tratamiento de pacientes con múltiples afecciones. En los procedimientos diagnósticos se suele utilizar radiación gama y en el tratamiento radiación beta.

Se pueden realizar procedimientos diagnósticos repetidos debido a la baja dosis de radiación corporal.  Por la ausencia de efectos secundarios,  tanto en pacientes pediátricos como adultos. Es posible la cuantificación de funciones, lo cual la hace ideal en el seguimiento de múltiples enfermedades.

La unidad de Medicina Nuclear cuenta con una gamacámara que permite la realización de estudios gamagráficos, con la posibilidad de localizar mejor las lesiones, mayor definición y  presentación de las imágenes en diferentes planos.

El uso de radiofármacos cada vez más específicos ha permitido una amplia utilización en pacientes oncológicos, no sólo en el diagnóstico inicial, sino en el seguimiento.

En cuanto a procedimientos terapéuticos se utiliza I-131 (yodo radiactivo) en el tratamiento de pacientes con hipertiroidismo y cáncer de tiroides, galio-67 y fósforo 32.